Ir al contenido principal
News Hero

Noticias

Siga los titulares, lea las historias y disfrute del viaje.


El ejército australiano lleva al extremo la impresión metálica en 3D en su última prueba sobre el terreno

Darwin, 21 de agosto de 2020

Tras el éxito de su primera prueba sobre el terreno en junio de este año, el ejército australiano ha vuelto a utilizar una impresora 3D de metal "WarpSPEE3D" y la ha puesto a prueba durante un ejercicio de campo de dos semanas en el calor y la humedad extremos del Territorio del Norte.

WarpSPEE3D es la primera impresora 3D metálica de gran formato del mundo que utiliza una tecnología patentada de pulverización en frío que permite producir piezas metálicas de forma significativamente más rápida y rentable que la fabricación tradicional. Desarrollada por SPEE3D, galardonado fabricante australiano de tecnología de fabricación aditiva metálica, la impresora es capaz de imprimir grandes piezas metálicas de hasta 40 kg a una velocidad récord de 100 gramos por minuto.

La impresora llegó a Darwin a principios de junio y constituye la espina dorsal de la capacidad de impresión en 3D que está desarrollando el Ejército.

Tras haber recibido una serie de actualizaciones y modificaciones en los dos meses transcurridos desde su primer despliegue, la célula de impresión WarpSPEE3D se desplegó, como parte del Grupo de Apoyo de Brigada más grande de 1 CSSB, en varias ubicaciones sobre el terreno a temperaturas de hasta 37 grados Celsius y una humedad de 80%, mientras imprimía y mecanizaba auténticas piezas metálicas militares.

Las impresoras SPEE3D fabrican piezas metálicas de la forma más rápida posible, aprovechando la tecnología de pulverización en frío de metal para producir piezas metálicas de calidad industrial en cuestión de minutos, en lugar de días o semanas. Este proceso aprovecha el poder de la energía cinética, en lugar de depender de láseres de alta potencia y gases caros, lo que permite la impresión 3D de metal sobre el terreno, a costes asequibles.

El Ejército australiano anunció en febrero de 2020 una inversión de 0,5 millones de euros en un programa piloto de la tecnología SPEE3D con una prueba de 12 meses diseñada para comprobar la viabilidad de desplegar impresoras 3D de metal tanto en la base como sobre el terreno. SPEE3D se asoció con la Alianza de Fabricación Avanzada (AMA) y la Universidad Charles Darwin (CDU) para llevar a cabo el programa, en el que soldados de la 1ª Brigada del Ejército australiano reciben formación en impresión 3D en la CDU desde febrero.

El programa pretende aumentar significativamente las piezas únicas disponibles para el Ejército en comparación con lo que puede proporcionar la cadena de suministro habitual.

Byron Kennedy, Consejero Delegado de SPEE3D, ha declarado: "Este segundo despliegue sobre el terreno demuestra que nuestra tecnología es una auténtica solución para los expedicionarios". impresión 3D en metal. Esta prueba de dos semanas demuestra que WarpSPEE3D es un robusto caballo de batalla capaz de imprimir piezas reales y resolver problemas reales sobre el terreno. También demuestra que los soldados pueden tomar el control de todo el flujo de trabajo de creación de las piezas de repuesto que necesitan, desde el diseño hasta la impresión y el posprocesamiento, aquí mismo, donde las necesitan."

Tactical 3D metal printing in the Top End
El cabo primero del ejército australiano Sean Barton, del 1er Batallón de Apoyo al Servicio de Combate, prepara la impresora WarpSPEE3D para el montaje de piezas.
El cabo primero del ejército australiano Sean Barton, del 1er Batallón de Apoyo al Servicio de Combate, diseña piezas de repuesto para imprimirlas en 3D utilizando software de ingeniería dentro de un taller móvil.
El cabo primero del ejército australiano Sean Barton (derecha), del 1er Batallón de Apoyo al Servicio de Combate, habla con Matthew Harbidge, ingeniero de imprenta de la Universidad Charles Darwin.
El cabo primero del Ejército australiano Sean Barton (derecha) y el artesano Naythan Ryan, del 1er Batallón de Apoyo al Servicio de Combate, preparan la impresora WarpSPEE3D para su funcionamiento.
El artesano del ejército australiano Naythan Ryan (izquierda) y el cabo primero Sean Barton, del 1er Batallón de Apoyo al Servicio de Combate, delante de la impresora WarpSPEE3D camuflada.