El ejército australiano demuestra que la impresión 3D en metal puede fortalecer la capacidad soberana